• Inicio
  • Buenas ideas
  • Ácidos grasos “buenos”: los beneficios de los omega 3, omega 6 y omega 9

Deporte y bienestar

Ácidos grasos “buenos”: los beneficios de los omega 3, omega 6 y omega 9

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos

Seguro que has escuchado los términos “ácido graso” y “omega 3″. Actualmente, sus beneficios son ampliamente conocidos y reconocidos, pero ¿sabes exactamente qué es un ácido graso o por qué su cuerpo lo necesita? ¿Sabes que existen más tipos de ácidos grasos, que puedes encontrar en los alimentos, y que son igualmente necesarios para vivir una vida larga y saludable?

Los ácidos grasos son importantes para que todos los sistemas del cuerpo funcionen normalmente, incluyendo la piel, sistema respiratorio, sistema circulatorio, el cerebro y otros órganos. Hay dos ácidos grasos, llamados ácidos grasos esenciales (AGE), que nuestro organismo no produce por sí mismo: el ácido graso Omega 3 y Omega 6. Estos ácidos grasos son importantes para el desarrollo cerebral, la función del sistema inmune o la regulación de la presión arterial, por lo que tienen que ser ingeridos para que poder realizar éstas y otras funciones del organismo.

¿Qué es el Omega 3?

El Omega 3 es un ácido graso esencial que juega un papel importante en la función cerebral y puede ayudar en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Está presente de forma natural, en altas cantidades, en pescados como el atún, el salmón, el arenque o las sardinas, por lo que se recomienda su consumo al menos dos veces por semana.

Además, también está presente en otros alimentos como las nueces crudas y nueces de Brasil, semillas como las de lino, mostaza o calabaza y la soja.

¿Es lo mismo tomar alimentos vegetales que peces o mariscos para beneficiarnos del Omega 3?

Aunque hablamos del ácido Omega 3 de forma general, existen tres ácidos grasos Omega 3 principales. El primero, el ácido alfa-linolénico (ALA), se encuentra en algunas semillas y aceites vegetales como la linaza y las nueces. Los otros dos son el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA),  conocidos como Omega 3 de “cadena larga”, los cuales se encuentran casi de manera única en los peces y mariscos.

Aunque todos son beneficiosos para nuestro organismo, los Omega 3 de “cadena larga” presentes en el pescado llegan a los tejidos inmediatamente. No se transforman en energía. Esto significa que están listos para ser aprovechados estabilizando el ritmo cardiaco, conservando bajo control las reacciones inflamatorias hiperfuncionales, mejorando la circulación sanguínea y participando en las funciones cerebrales.

En el embarazo y el periodo de lactancia, el feto y el lactante aprovechan estos Omega 3 de “cadena larga” para el crecimiento de su cerebro y a la formación del sistema visual, mientras que el el Omega 3 vegetal tiene efectos mucho más débiles en el corazón y el sistema inmunitario y no actúa en el cerebro ni en las funciones de los ojos.

Por tanto, aunque igualmente beneficiosos, los efectos en la salud del aceite Omega 3 del pescado parecen ser más fuertes, más rápidos y más variados.

¿Qué es el Omega 6?

Los ácidos grasos Omega 6 son otros ácidos grasos esenciales que, en combinación los Omega 3, ayudan a metabolizarlos y aprovecharlos para producir muchos de los beneficios para la salud descritos anteriormente. Lo más importante (y difícil) es tomarlos en las cantidades correctas.

Debemos comer dos veces más Omega 6 que Omega 3, pero si abusamos de comida rápida y otros platos altos en calorías, podemos llegar a consumir hasta quince veces más Omega 6 que Omega 3, evitando aprovechar los beneficios de su consumo.

Las mejores fuentes de Omega 6 son las semillas, las nueces, los pistachos y los vegetales de hojas verdes como la lechuga, el brócoli o la col rizada .También está presente en las uvas y en algunos aceites vegetales crudos, como el aceite de oliva, de girasol o de colza. Se debe tener en cuenta que la cocción de estos aceites vegetales destruye los beneficios de los ácidos grasos.

¿Qué es el Omega 9?

El Omega 9, al contrario que el Omega 3 y el Omega 6, no es un ácido graso esencial, aunque también es necesario para nuestro organismo. Es producido naturalmente por el cuerpo cuando hay insuficiencia de cualquiera de los ácidos grasos esenciales, ya sea de Omega 3 o de Omega 6.

Tiene un papel esencial en la prevención de las enfermedades del corazón mediante la reducción de los niveles de colesterol. Otros beneficios del omega 9 son que reduce el endurecimiento de las arterias y mejora la función inmune.

Como ves, la lista de beneficios de estos ácidos grasos es interminable. Y lo mejor: no es necesario tomar suplementos alimenticios para aprovechar sus ventajas. Es tan fácil como seguir nuestra reconocida dieta mediterránea.

¿Te ha parecido interesante? ¡Déjanos un comentario!