Autoengaño

Este año sí que sí: A tu niño no le pilla el toro estudiando.

Que sí, hombre, que sí, que este año tu niño aprueba fijo. Que el año pasado, la profesora le tenía manía… . Eso te pasa por ofrecerte a ser el entrenador del colegio, que luego si a su niño lo que se le da es ser portero, la toma contigo, bueno no, con el tuyo- ¡que qué culpa tendrá…! Además, que la profe de este año es bilingüe y así, si no lo entiende, se lo explica de otra manera.

Este año estudiará un poquito, todos los días, para que no le pille el toro. Con el castigo del año pasado ya le bastó; sin ocio, bueno, sin videoconsola, bueno, sin mando de dos jugadores, que es lo esencial. Que dos no juegan si uno no puede. ¡Ahí, que hubiera aprobado tecnología y ahora tendría con quién disfrutarla!

Este año se organizará mejor, no te cabe ninguna duda, que sabe que así luego en verano hasta le da tiempo a repasar caligrafía. Tú ahora le ves más motivado. El truco era decirle que si aprobaba nos íbamos todos juntos de vacaciones, y no al concierto ese de mala muerte, al que quería ir con sus amigos ¡en tiendas de campaña!

Cada día estás más seguro de que este año se aplica como un campeón. Desde el primer día. El año pasado tenía tenis y kárate y fútbol y así no puede ser.

¡Que vaya año! Pero bueno, un error lo tiene cualquiera… Aunque esa tilde que no puso en el examen final - ¡pero cómo… puede ser que.. cuando lo coja! ¡Bueno, calma! Este año se le nota mucho más responsable, hasta le cambia el agua al gato -¡cómo no va a aprobar biología! Que no, hombre, que no.

Además, coincide en clase con su primo. Así estudian juntos… para no aburrirse… No como su amigo, el del oboe, siempre distraído con el mp4, menos mal que por fin lo cogieron en el Conservatorio Superior de Munich.

Y es que es comprensible que a tu hijo le cueste estudiar, su verdadera vocación es el fútbol. Aunque suene a lo típico, pero es que tu hijo daba patadas hasta en la barriga, como no lo hace ninguno…

Por eso el plan definitivo lo tienes; examen que suspenda, ¡partido que le quitas el carnet del Rayo! Aunque con lo que te costó el abono… Bueno, ya pensarás en otro método que tu bolsillo no tiene la culpa, y será por castigos…

De momento, a ver si le compras una agendita, y ya él, que se vaya organizando...

Que tú ya vas teniendo hambre de tanto pensar y esta noche, no solo preparas cena para ti solo… Así que te vas para el lineal de los atunes, ligerito pero que alimente, que luego te quejas de que el niño no rinde en exámenes.

Entonces, te das cuenta. No vale cualquiera. Sabes que hay cosas que no merece la pena dejárselas al azar. Como los exámenes. Como el atún.

Así que coges Atún Claro Calvo y te vas planteando lo del carnet del Depor, porque el Atún Claro Calvo, al igual que ese delantero centro que acabáis de fichar, lejos de ser un gasto, es una gran inversión.

Si te gusta cocinar, encuentra aquí tu receta Calvo y sorprende a tus invitados