Deporte y bienestar

Comiendo de tupper

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos

Comer rápido no tiene que ser sinónimo de comer mal. Te damos algunas ideas para comer en el trabajo. No necesitas ir a la pescadería para comer bien en los días laborables.

Si los días laborales comes fuera de casa, seguro que es un reto comer bien sin gastarte un dineral. Por eso, siempre que sea posible es interesante echar mano de los tupper para ahorrarnos un dinerillo comiendo a nuestro gusto.

Si queremos una comida rápida y completa, podemos optar por un plato de pasta o arroz. Son comidas ricas en hidratos que van liberando poco a poco energía, por lo que nos ayudará a seguir activos el resto de nuestra jornada laboral. Además, puedes preparar recetas frías muy apetecibles en caso de que no tengas opción a calentar tu comida en el trabajo.

Por ejemplo, podemos preparar una ensalada de pasta con judías y atún o un timbal de arroz con salmón y gambas. Al completar nuestras recetas con ayuda de las conservas tenemos la opción de comer pescados muy sanos y nutritivos como el atún o el salmón, sin tener que ir a la pescadería y sin tener que dedicar mucho a tiempo a su preparación.

Para cambiar un poco, también podemos usar cuscús. Normalmente está elaborado a base de sémola de trigo, que también es muy energético. Puede comerse frío, por lo que admite prácticamente las mismas recetas que las ensaladas de arroz o pasta.

Nuestra Dieta Mediterránea también nos recomienda comer legumbres unas dos veces por semana, así que también podemos incorporarlas a nuestras comidas de tupper elaborando, por ejemplo, una ensalada de mar con legumbres o una ensalada de atún claro con garbanzos.

Si además tienes opción a calentar tu comida, es mucho más fácil comer como lo harías en casa y aprovechar para llevarte de vez en cuando algún plato rico de “cuchareo”. Sobre todo ahora que empiezan los fríos se agradece un buen plato caliente. Incluso existen termos que guardan bastante la temperatura con los que puedes llevarte la comida caliente de casa para disfrutarla luego en el trabajo.

Aunque si no tienes tiempo en casa o te supone un gran esfuerzo tener que hacer uno de nuestros elaborados platos tradicionales para pocos comensales, siempre puedes optar a elegir alguno de nuestros platos preparados como la fabada, los callos a la madrileña o el marmitako de atún.

Sobre todo recuerda: es fácil comer sano y si te llevas la comida de casa, además es más barato.

¿Qué comes tú cuando te toca quedarte en el trabajo?

¿Te ha parecido interesante? ¡Déjanos un comentario!