Deporte y bienestar

Curiosidades de las conservas

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos

La evolución de las conservas es una historia apasionante llena de curiosidades. Te invitamos a conocer algunas de ellas.

Si pensamos en conservas es inevitable recordar a Nicolás Appert, un hostelero que en durante el siglo XIX desarrolló un método de conservación que perdura hasta nuestros días: la ‘appertización’. Fue un descubrimiento tan revolucionario que no sólo le valió el título de “Benefactor de la Humanidad”. El mismísimo Napoleón Bonaparte le recompensó con 12.000 francos, entonces una gran fortuna. ¿Gratificaba su labor como benefactor de la humanidad? Bueno, en realidad Napoleón sabía por experiencia la diferencia que la hambruna podía suponer en las contiendas militares hasta tal punto que llegó a decir que quién pudiese alimentar bien a un ejército conquistaría el mundo. A partir de ese momento su ejército (y posteriormente los del resto del mundo), empezaron a consumir legumbres, hortalizas y otros alimentos en conserva.

Aunque la primera fábrica española de hojalata se abrió con la autorización de Felipe V en Júzcar en 1726, la posterior fábrica de Fontanela (Asturias) fue la que fabricó envases de hojalata para los experimentos de Nicolás Appert.

Appert publicó un libro dando a conocer su sistema, que no había patentado, lo que permitió al inglés Peter Durand experimentarlo con la hoja de lata, que permitía conservas más resistentes, más manejables y menos pesadas. Se pusieron tan de moda que empezó a consumirlas el gran público. Gracias a ello, muchos de los emigrantes que viajaban a América podían disfrutar de carne y verdura durante el viaje, lo que contribuyó a reducir considerablemente el escorbuto.

De esta forma, los envases de hojalata llegaron al Nuevo Mundo. A principios del siglo XX hasta las cocineras de las casas de postín salían de la despensa escondiendo algunas latas en su mandil para que nadie adivinase el “truco” de su deliciosa salsa de tomate.

Hoy en día la ayuda que nos ofrecen las conservas en la cocina es indispensable. Muchas veces supone una forma fácil de acceder a alimentos que en otro modo no consumiríamos. E incluso en algunos casos, sus cualidades llegan a nosotros mucho mejor que si intentásemos consumirlos de otra forma.

Tal es el reconocimiento de esta forma de conservación  que en la Alta Restauración no se avergüenzan de reconocer su uso.

¿Cómo te ayudas tú de las conservas? ¿Tienes algún plato estrella en el que las utilices?

¿Te ha parecido interesante? ¡Déjanos un comentario!