Deporte y bienestar

Guía fácil de la alimentación sana

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos

Los buenos hábitos alimentarios son esenciales para prevenir enfermedades y mantenernos saludables. Aunque sabemos la teoría, ¿la llevamos correctamente a la práctica?.

Obsesionarnos por unos cánones de belleza establecidos o hacer caso de los falsos mitos y la rumorología, pueden llevarnos a eliminar el consumo de ciertos alimentos. Debemos tener en cuenta que si nos sometemos a dieta, debe ser bajo supervisión médica. Las dietas de las famosas, o “esa tan buena que hace nuestra amiga con la que ha perdido tantos kilos” no sirven para todo el mundo igual ni afectan de igual forma a nuestro metabolismo.

Lo más adecuado es tener una alimentación variada. No existe un alimento que contenga todos los nutrientes esenciales para nuestro organismo. Así, cada alimento contribuye a nuestra nutrición de una manera especial y cada nutriente tiene funciones específicas en nuestro cuerpo.

Para gozar de buena salud, nuestro organismo necesita de todos ellos en cantidad adecuada. En base a ello,  la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria ha  elaborado una Pirámide de Alimentación Saludable. En ella, podemos ver los alimentos que debemos consumir a diario y en mayor cantidad en la base, mientras en la cúspide se muestran los alimentos que podemos consumir sólo ocasionalmente y en menor cantidad.

Entre los alimentos que debemos comer diariamente tenemos la  leche y los derivados lácteos,  las verduras, hortalizas y frutas, los derivados de cereales y patatas, y el aceite de oliva, que como sabemos contiene ácidos grasos esenciales y vitaminas.

Varias veces a las semana es aconsejable comer  legumbres, frutos secos, huevos, carnes magras y pescado. Los pescados azules son más ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (los ácidos grasos omega-3 son grasas esenciales que nuestro cuerpo no escapaz de fabricar y que, sin embargo, son fundamentales para la vida). El pescado es, así mismo, una excelente fuente de proteínas, vitamina D y yodo. Un pescado azul que, además es sabroso y fácil de combinar con cualquier plato de nuestra cocina, es el atún.

Debemos moderar nuestro consumo de carnes grasas y chacina, bollería, bebidas refrescantes y otros azúcares refinados.

También se recomienda moderar el consumo de alcohol. Lo recomendable es optar por bebidas de bajo contenido alcohólico como el vino, la cerveza, el cava o la sidra, ya que disminuyen el riesgo cardiovascular y protegen de otras enfermedades.

Por último, es importante mantener una adecuada hidratación. Los famosos “dos litros de agua al día”. Al fin y al cabo, se estima que aproximadamente el 65% de nuestro cuerpo está formado por agua, que perdemos eliminando toxinas con la evacuación, la sudoración, la transpiración o con la respiración .

Además, de estas recomendaciones es aconsejable practicar diariamente algo de ejercicio físico y ajustar la cantidad de alimentos al nivel de actividad habitual. De esta forma, estaremos sanos y mejoraremos nuestra calidad de vida.

¿Tienes ya tu plan de comida para la semana? ¡Recuerda estos consejos para cuidar de los tuyos!

¿Te ha parecido interesante? ¡Déjanos un comentario!